Coches a gas natural comprimido: Funcionamiento y características

Recientemente se ha publicado en Xataka un artículo muy interesante sobre los coches a gas natural, por cuanto recoge información de detalle sobre su funcionamiento, ventajas medioambientales y económicas, autonomía, etc. A continuación referimos la información que nos ha parecido más relevante.

Cómo funciona un coche a GNC

Un coche a GNC es un tipo de vehículo que cuenta con un único motor de combustión interna capacitado para utilizar un gas como combustible, concretamente Gas Natural Comprimido, además de la gasolina. La adaptación para funcionar con un combustible o el otro se puede hacer en fábrica o una vez ya comprado.

La adaptación consiste básicamente en incorporar:

  • Los tanques para acumular el gas natural
  • Un sistema de inyección especial, para la gasolina y para el gas
  • Un sistema electrónico de gestión del motor un poco diferente, para elegir entre gasolina o gas natural, ya sea automáticamente, por la temperatura, ya sea manualmente, a elección del conductor
  • Y algunos otros cambios para que no haya problemas debidos al uso del gas (por ejemplo refuerzo del asiento de válvulas, o diferentes segmentos de los pistones).

Para aprovechar mejor el espacio disponible, los coches que vienen de fábrica preparados para utilizar GNC suelen incluir 2, 3 y hasta 4 tanques cilíndricos para el gas natural.

Los coches que utilizan GNC son, por tanto, coches bifuel: son coches con un solo motor, de combustión interna, pero que pueden utilizar indistintamente dos combustibles, gasolina o gas natural.

No son coches híbridos porque no hay dos motores que utilicen diferente fuente de energía, como podría ser el caso de un coche híbrido eléctrico, que combina un motor de combustión interna, que utiliza como fuente de energía para funcionar un combustible, con un motor eléctrico que utiliza como fuente de energía la electricidad acumulada en una batería.

Los coches a GNC tienen al menos dos depósitos de combustible y dos bocas de rellenado: la de la gasolina y la del gas. Para acumular el gas natural este se almacena en uno o más tanques cilíndricos que lo acumulan a presión.

El Gas Natural Comprimido es fundamentalmente metano. Es menos denso que el aire, así que en caso de fuga de los tanques se dispersa y ventila con cierta facilidad. Molecularmente hablando contiene una mayor proporción de hidrógeno frente al carbono que la gasolina, el gasóleo ó el GLP.

Un coche a gas natural se reposta casi igual que se reposta gasolina o gasóleo, en unos pocos minutos.

Menos contaminación que con otros combustibles

El Gas Natural es un combustible que se puede obtener en yacimientos subterráneos en la naturaleza. De los diferentes combustibles de tipo fósil que emplea el ser humano, es más limpio que el carbón, fuel, gasolina, gasóleo y GLP.

Su combustión se realiza de manera muy completa, así que deja menos restos en inyectores y válvulas, por lo que el motor se mantiene limpio de manera natural, y se minimizan los problemas de obstrucción en los inyectores. Es este, junto con su composición molecular, uno de los principales motivos por los que se generan menos emisiones contaminantes que la gasolina, el gasóleo e incluso el GLP.

Es así considerando tanto el dióxido de carbono, uno de los principales causantes del incremento del efecto invernadero de La Tierra, como los óxidos de nitrógeno y partículas en suspensión, gases contaminantes nocivos para la salud, y que tanto preocupan en las grandes ciudades con mucho tráfico.

Comparado con el mismo vehículo diésel Euro 6, equipado ya con filtro de partículas y reducción catalítica selectiva, el vehículo a GNC emite aproximadamente un 10 % menos de dióxido de carbono (CO₂), más o menos un 33 % menos de óxidos de nitrógeno (NOx), y alrededor de un 95 % menos de partículas en suspensión (PM).

Los coches a GNC tienen la etiqueta ambiental de la DGT tipo ‘Eco’, mitad verde, mitad azul

Debido a las menores emisiones de los coches a GNC, junto con los coches a GLP y los coches híbridos eléctricos (no enchufables, o enchufables con menos de 32 km WLTP de autonomía exclusivamente eléctrica), a estos les corresponde la etiqueta ambiental de la DGT tipo ‘ECO’ de color mitad verde, mitad azul que tiene algunos beneficios en algunas ciudades como Madrid o Barcelona, por ejemplo acceder a áreas como Madrid Central.

Menor coste por km

La eficiencia de un motor de combustión de GNC es algo mayor que la de uno de gasolina, principalmente porque puede trabajar con una mayor compresión. Es muy parecida a la de un motor diésel.

Como además el índice de octano del GNC es notablmente más alto que en la gasolina, alrededor de 115-120, esto significa que la autodetonación es menor, y aporta la ventaja de un menor ruido y vibraciones durante el funcionamiento del motor.

Comparado con la gasolina, el gasóleo y el GLP, un coche a GNC tiene el menor coste por km, en términos de combustible. En Madrid por ejemplo se puede encontrar GNC a 0,944 euros/kg.

Por una menor carga fiscal que la gasolina o el gasóleo, el kg de GNC suele costar menos de 1 euro.

Considerando un coche compacto de tipo medio:

  • En gasolina de inyección directa tendríamos un consumo combinado de 5,0 l/100 km según el obsoleto ciclo NEDC, considerando un aumento del 25% en condiciones reales, vendrían a ser unos 6,25 l/100 km (gasolina a 1,26 euros/l).
  • En diésel de inyección directa tendríamos un consumo de 3,9 l/100 km, pero consideraremos 4,9 l/100 km de consumo real (gasóleo a 1,19 euros/l).
  • En GLP el consumo sería de 6,9 l/100 km, que serían unos 8,6 l/100 km reales (GLP a 0,66 euros/l), más 0,3 l/100 km de gasolina.
  • En GNC tendríamos 3,5 kg/100 km de consumo medio NEDC, pero consideraremos 4,37 kg/km en condiciones reales (GNC a 0,95 euros/kg), más 0,3 l/100 km de gasolina.

De esta manera tenemos que realizar 100 km costaría en condiciones reales:

  • Con gasolina: 7,88 euros.
  • Con gasóleo: 5,83 euros.
  • Con GLP: 6,05 euros.
  • Con GNC: 4,53 euros (el menor de los cuatro).

Si te has fijado, en el caso del GLP y del GNC hemos considerado además que se consumen 0,3 l/100 km de gasolina de media. Esto es así porque la mayor parte de coches a gas consumen algo de gasolina con el motor en frío, recién arrancado.

Este valor puede ser diferente dependiendo de las circunstancias: en invierno el motor suele tardar más tiempo en calentarse que en verano, por ejemplo, y no es lo mismo realizar trayectos cortos por ciudad donde apenas da tiempo a que se caliente el motor, en los que pesará más el tiempo que el motor pasa utilizando gasolina, que trayectos largos por autopista, donde pesará mucho más el tiempo que el motor pasa utilizando GNC.

Ayudas a la compra

Cuando ha habido fondos, otra ventaja importante a tener en cuenta es que los coches a GNC han podido solicitar del Estado ayudas a la compra.

Las ayudas a la compra del Plan MOVALT fueron de 2.500 euros para la compra de un coche a GNC, que ponía el Estado y otros 1.210 euros de descuento que debía poner el concesionario. Habrá que ver si vuelve a haber ayudas de este tipo y en qué términos.

Otras ventajas:

  • Según el ayuntamiento los coches con etiqueta ambiental Eco pagan menos IVTM (el impuesto municipal de circulación): un 75 % menos (pero solo durante 6 años), por ejemplo en Madrid y Barcelona.
  • Pueden pagar también menos en los parquímetros, un 50 % menos.
  • Pueden circular en los episodios de alta contaminación atmosférica, aunque haya restricciones de circulación.
  • Pueden circular por el carril BUS/VAO.
  • Pagan un 30 % menos de peaje en Cataluña.
  • Pueden aparcar en el centro de la ciudad en episodios de alta contaminación atmosférica, aunque haya restricciones de aparcamiento.

Autonomía

Cabe decir que la autonomía a GNC es menor que la autonomía a gasolina o gasóleo. Suele estar entre 300 y 400 km aproximadamente, en modo gas, dependiendo del tipo de conducción y que se haga por ciudad o carretera.

Otros detalles

Al conservar el depósito de gasolina, para alojar los tanques de gas, bajo el suelo, bajo el asiento posterior y bajo el maletero, lo habitual es que al final se tenga menos maletero que en el mismo coche con motor de gasolina o gasóleo. Depende de cada coche, pero es relativamente habitual perder alrededor de 100 l de maletero.

La regulación europea ECE R 110 obliga a que los coches a GNC revisen cada 4 años la parte de gas del coche.

Aparte de las revisiones típicas de un coche con motor de gasolina, para el caso concreto de los coches a Gas Natural Comprimido es obligatorio realizar una revisión cada 4 años de los tanques a presión, de las conducciones de gas y de las válvulas de seguridad, conforme al reglamento (regulación europea ECE R 110).

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart